Sialorrea: causas

Las causas de la sialorrea son variadas. Puede deberse la producción excesiva de saliva, problemas para mantener la saliva en la boca o problemas con la deglución.

Causas de la producción excesiva de saliva

La sialorrea puede suceder cuando el cuerpo produce demasiada saliva. Las factores que pueden causar una producción excesiva de saliva incluyen:

  • Rabia
  • Enfermedad de reflujo gastroesofágico, en tales casos un llamado específicamente pirosis, y se caracteriza por un fluido agrio o saliva casi sin sabor en la boca
  • Embarazo
  • Ingesta excesiva de almidón
  • Pancreatitis
  • Enfermedad hepática
  • Síndrome de serotonina
  • Úlceras en la boca
  • Infecciones orales
  • Medicamentos como la clozapina, la pilocarpina, la ketamina, el clorato de potasio, la risperidona y el rabeprazol sódico. Los fármacos antipsicóticos como la clozapina causan sialorrea inducida como un efecto secundario. Algunos de los fármacos que se utilizan para tratar la enfermedad de Alzheimer y trastornos relacionados también se asocian a menudo con babeo.
  • Toxinas como el mercurio, el cobre, los organofosforados (insecticida) o el arsénico. El envenenamiento por metales pesados, en particular, como la intoxicación por mercurio, tiene a inducir babeo, que aparece de forma repentina. El envenenamiento con insecticidas y gases nerviosos también se sabe que tiene un efecto similar.

Las personas que usan dentaduras pueden experimentar producción excesiva de saliva, como lo hacen los niños durante la dentición.

Causas de los problemas de deglución

Las factores que pueden producir incapacidad para retener la saliva dentro de la boca o problemas con la deglución incluyen:

  • Infecciones como la amigdalitis, el absceso periamigdalino y retrofaríngeo, la epiglotitis y las paperas.
  • Problemas con la mandíbula, por ejemplo, fractura o dislocación
  • Radioterapia
  • Trastornos neurológicos tales como la miastenia gravis, la enfermedad de Parkinson, la atrofia multisistémica, la rabia, la parálisis bulbar, bilateral parálisis del nervio facial y la parálisis del nervio hipogloso.